Oaxaca: La cintura de la patria…

0
235

En lo personal, no tenga la menor duda de que la visita a Oaxaca por parte de Andrés Manuel López Obrador ha dejado un grato sabor de boca en todos los oaxaqueños y en forma especial en los miembros de nuestras comunidades indígenas, nuestras raíces y nuestras tradiciones y valores, pocas veces he visto personalmente a AMLO, sin duda, le he seguido sus pasos por la política porque desde hace muchos años ha sido un factor importante y un referente para muchos mexicanos, algunos dicen que es de izquierda y otros lo mandan incluso cerca de las tasis chavistas, pero la realidad es que haciendo un recuento de su vida política podemos estar convencidos de que es un hombre profundamente nacionalista, honesto, de valores patrios y convicciones reales, de buena fe y, seguramente, de buenos sentimientos a pesar de los duros golpeteos que ha tenido que resistir a lo largo de su vida, así que fijo en esa ruta no hay cambios en el país más que los que se requieren en el apoyo a los que menos tienen, primero los pobres y los grupos indígenas y ahí, en esa fuerza vital, toma la ruta del desarrollo con justicia social y este es el mejor camino que tenemos,por el momento ,y hay que apoyarle.

EN EL CASO DEL GOBERNADOR Alejandro Murat lo conocí el día que lo entrevisté y jamás lo he visto o platicado con él, en aquella ocasión me convenció de su buenas razones sobre lo que pensaba hacer en Oaxaca y me generó la idea de que sin duda alguna no venía como otros a la rapiña y al negocio, su convicción era mostrarse como tal, como un hombre de convicciones y de honestidad y así lo ha venido manifestado a lo largo de los días que le hemos visto generar acciones y actuar con rapidez y sin cansancio, incluso, poniendo en grave peligro su vida, muchos, lo relacionan con su señor padre, José Murat, y bueno, no se puede negar la línea política ni hereditaria, pero no hay lazos de dependencia o de control y esto es bueno decirlo siempre porque hemos visto una realidad que se mueve en Oaxaca, donde independientemente de que el gobierno de Gabino Cuè mantuvo una intensa relación con AMLO, no se podrá decir que sus trácalas, corruptelas e ineficiencias, engaños y robos estaban ligados a AMLO, no, esa sin razón y esas acciones malévolas y perversas, solamente fueron de Gabino , de sus compadres y de su socio y talento, Jorge, El Coco, Castillo, y en ese mugrerío, en ese chiquero, dejando a un estado en quiebra total y desesperado llega Alejandro Murat a dar su batalla que, ahora, lo identifica totalmente con AMLO, porque recibe al país en iguales o peores condiciones que los que Alejandro recibió en Oaxaca y es por ello que independientemente de que muchos de los hoy morenistas fueron socios o cómplices o simplemente aliados políticos de Gabin, no existió de parte de Murat un espíritu vengativo ni discriminador o represivo en su contra, no, buscó la conciliación y el buen trato por el bien de Oaxaca, por esa razón, AMLO sabía que los actos donde Alejandro tendría que estar hermanado con él, recibirían acciones contrarias y descalificaciones por parte de muchos de los que antes tenían el palito y ahora lanzan la piedra escondiendo la mano y es por eso mismo que, él, tuvo que aclarar que ya era necesario que se superaran esos actos y acciones perversas porque ya no estaban en campaña sino que estaban en el gobierno y hay que sacar a Oaxaca y al país de la tragedia y por ello, debemos unirnos con convicciones y proyectos claros, aclarando que Alejandro era un aliado del presidente y por tanto del país y así también ha sido el valioso y valeroso accionar de Alejandro en contra de todos esos hamponcetes que hoy se visten de blanco y piensan que a la gente se les ha olvidado sus trácalas y complicidades.

Hoy, le debemos agradecer al presidente, Andrés Manuel López Obrador, el que tenga claro el camino del desarrollo del sureste poniendo una barrera nacionalista al nuevo proyecto del canal seco que unirá a Salina Cruz con Coatzacoalcos, Veracruz, y de que solamente se permitirá inversiones nacionales en la zona para que el desarrollo no ponga en riesgo la soberanía nacional como en otras épocas pretendieron los gringos y los ingleses apropiarse de la región o dividir al país en el México del Norte y el México del Sur, por supuesto que seguramente sabe el presidente, y lo conoce perfectamente Alejandro que, ahora, el principal problema de la región es la inseguridad y la falta de empleos, pero la inseguridad está ligada al intenso tráfico de armas, gentes, drogas, que se genera desde el Sur a México para llegar a los Estados Unidos y por esa razón el proyecto del desarrollo y apoyo a los países Centroamericanos es un factor clave para evitar el flujo de gente y alcanzar mejores condiciones que permitan un empleo fijo a sus habitantes y la capacidad de los gobiernos para luchar en contra de las pandillas que hoy asolan la región y son la clave para el tráfico de drogas, armas y gentes por toda la región hasta los Estados Unidos, por eso se tendrá que luchar contra esos grupos evitando que contaminen otras regiones y se escurran en el efecto cucaracha al centro del estado y lo controlen desde Puebla, donde se encuentran los mayores traficantes y dirigentes de los grupos del narcotráfico, del huchicoleo como robo institucional, del tráfico de gentes y armas para el centro y el norte del país, por esa razón hoy en día Oaxaca y Puebla se convierten en entidades estratégicas donde se debe concentrar la lucha para eliminar a los grupos de la delincuencia organizada, incluyendo los de la delincuencia de cuello blanco que opera en la región y que se encuentra protegida por los bancos y especuladores financieros poblanos y capitalinos, así que si el desarrollo es claro, la primera condición para lograrlo es eliminar la inseguridad y para ello se requiere la acción de todos y en especial la convicción política de los gobernantes, por el bien de todos y por el bien de México.

Sócrates A. Campos Lemus

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here